LA POBLACIÓN MENOR DE EDAD ACCEDE INDISCRIMINADAMENTE A PRODUCTOS QUE PROMUEVEN LA MALNUTRICIÓN ABIERTAMENTE, SIENDO PRESA FÁCIL DE LA PUBLICIDAD PARA CAUTIVAR SU MENTE, PARA DISTORCIONAR EL PLACER Y BENEFICIO DE ALIMENTARSE SANAMENTE, INCULCANDO IDEAS COMERCIALES DEL SABOR, ASOCIANDO UNA IDEA DESAGRADABLE A LA COMIDA SABROSA Y SANA, E IMPONIENDO GUSTOS DE MODA A SABORES ARTIFICIALES Y DESAGRADABLES. DISMINUYENDO CON SOBRE ESTIMULOS SENSORIALES LA GAMA DE PERCEPCIÓN DE SABORES, LIMITANDO LOS PLACERES DE LA COMIDA, ATROFIANDO EL SENTIDO DEL GUSTO Y PONIENDO NO SOLO EN PELIGRO LA VIDA INMEDIATA DE LOS CONSUMIDORES DE PRODUCTOS NOCIVOS PARA LA SALUD, SINO TAMBIÉN DEBILITANDO AUN MÁS LA FRAGILIDAD INMUNOLOGICA DEL SER HUMANO, AL ESTAR FALTO DE FORTALEZA POR GENERACIÓNES, ABUSANDO DE ANTIBIOTICOS, ANTI ÁCIDOS, ANTIDEPRESIVOS, ANTIVIDAS VARIAS. SE PONE EN RIESGO LA SOBRE VIVENCIA DE LA ESPECE HUMANA A LAS ADAPTACIÓNES Y CAMBIOS DEL ECOSISTEMA. URGE LIMITAR LOS ABUSOS DE INTERESES ECONOMICOS EN LA INDUSTRIA DE LA ALIMENTACIÓN Y LA SALUD.

LA DISPONIBILIDAD, ACCESIBILIDAD
Y PUBLICIDAD.
 
DEBEN
SER
REGULADAS

EMPRESAS DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA DICTARON LAS LEYES DEL ETIQUETADO EN MÉXICO

NEGANDO INFORMACIÓN VERAZ Y CLARA.

Perjudicando así la salud pública

SE DEBE CREAR JURISPRUDENCIA PARA FRENAR LOS FACTORES QUE PROVOCAN LAS ENFERMEDADES, NO BASTA PROVEER DE COMIDA Y HACER CAMPAÑAS DE PREVENCIÓN.

SE REQUIERE CREAR NORMAS, QUE POCO A POCO HAGAN COSTUMBRE , HABITO O CULTURA ÉTICA DEL BUEN COMER.

Aunque hayamos tenido una buena educación y practica alimentaria en casa, la accesibilidad y disponibilidad y publicidad, pueden definir nuestra elección de manera negativa:

 

Aunque tengamos conocimientos de una buena alimentación, hay otros factores perjudiciales de la alimentación, como pueden ser las fórmulas químicas para envolver con éxtasis organolépticos nuestra experiencia degustativa con la comida industrializada, con un conjunto de sobre estímulos sensoriales, que generan una sobre dosis que supera el imite de tolerancia natural, atrofiando la producción de satisfactores para sentirse "satisfecho", provocando asi por ejemplo el comer compulsivamente frente a la nula saciedad, la perdida del placer natural y consecuente dependencia al sobre condimentado.

 

También los factores laborales de prisa y ahorro nos obligan a comer en 20 minutos por 20 pesos comida industrializada.

 

Es importante mejorar las condiciones de la vivienda, entender que los sonidos alimentan nuestro ser, que la luz incide en la absorción de nutrientes, la ventilación y oxigenación del organismo es fundamental para conducir los nutrimentos por la sangre, tener un reposo pleno permite el crecimiento de los huesos y músculos, es por ello que la autonomía y estabilidad económica son primordiales para mantener la salud y bienestar pleno del ser, físico, psicológico y social. Por ello la practica de una ecomomía comunitaria y sin usura, a través del intercambio permite balancear  la crisis económica de la moneda de curso legal. sometida a intereses extranjeros.

Una interacción entre los diversos sistemas que conforman la actividad humana podrian aliviar el sufrimiento de la enorme población enferma y marginada. la agricultura, la economía, las leyes, la educación, el estilo de vida, las condiciones de la vivienda, etc.

La niñez mexicana está expuesta a un bombardeo agresivo de publicidad

que aumenta los riesgos de desarrollar obesidad

Publicado: agosto 21, 2018 por la Alianza por la Salud Alimentaria (cita al final de la página)

  • El público infantil pasa en promedio 4 horas 46 minutos frente a la TV al día y está altamente expuesto a la publicidad de alimentos y bebidas chatarra por todos los medios.

  • La interferencia de la industria en la regulación de publicidad de alimentos y bebidas impacta en el consumo y pone en riesgo la salud en un país donde 1 de cada 3 niños tiene sobrepeso u obesidad.

 

Ciudad de México, 9 de agosto, 2018. A 4 años de entrar en vigor la regulación que restringe la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a niños,[1] la niñez mexicana sigue expuesta a un bombardeo constante y agresivo que impacta en la preferencia de consumo e influye en la petición y la compra de productos no saludables, aumentando los riesgos a desarrollar obesidad y problemas de salud.[2] Este fracaso se explica por las debilidades de dicha regulación, la cual fue diseñada por la propia industria de alimentos y bebidas, ignorando las recomendaciones internacionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las experiencias internacionales.

En un país donde 1 de cada 3 niños tiene sobrepeso u obesidad, las autoridades responsables no consultaron a los especialistas y académicos en la materia para diseñar una regulación que pudiera proteger a la infancia de la publicidad invasiva de alimentos y bebidas no saludables.

Ante esta situación, expertos en nutrición y políticas públicas, así como defensores de los derechos a la información, de la niñez y los consumidores, han hecho un análisis sobre el comportamiento del ambiente obesogénico en México en el documento “Publicidad dirigida a niños: una infancia enganchada a la obesidad”, en el que se exponen las estrategias de la industria y los errores de política pública que han impedido la aplicación de una regulación que proteja a los consumidores más vulnerables contra la publicidad invasiva de comida chatarra y bebidas azucaradas.

“La publicidad de comida chatarra es una de las grandes barreras para lograr una adecuada prevención de la obesidad en México. Es aún más preocupante que no haya regulaciones efectivas que permitan controlarla cuando se dirige de manera especial a la infancia, el grupo poblacional al que más tendríamos que estar protegiendo de ambientes poco saludables”, declaró Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Coordinado por la Alianza por la Salud Alimentaria, el documento destaca la importancia de regular la publicidad invasiva de alimentos y bebidas no saludables como una medida prevenible para enfrentar la obesidad, en vista de que la regulación actual, en principio, sólo se enfoca en TV y cine, dejando fuera otros medios y herramientas de mercadeo, al tiempo de que los criterios nutrimentales para decidir qué productos se publicitan fueron diseñados por la misma industria.

Adriana Labardini Inzunza, abogada especialista en TIC para el desarrollo sustentable, recordó: “En los últimos 5 años, las autoridades competentes no sólo no han tutelado eficazmente los derechos de los menores a la salud y a la información, sino que han actuado en contra del interés superior del menor al proponer y expedir normatividad administrativa (Cofepris) que a todas luces simula soluciones y permite a las industrias relacionadas evitar o evadir las prohibiciones a la publicidad dirigida a niños y adolescentes mediante lagunas, excepciones y formalismos tramposos”.

Un estudio del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT)[3] revela que el público infantil pasó en promedio frente al televisor 4 horas 46 minutos al día en 2017, y esta cifra no incluye todo el tiempo que pasan frente de otras pantallas (celular, computadora, tablet, etc.), tiempo durante el cual niños y adolescentes están altamente expuestos a la publicidad para alimentos y bebidas.

Por su parte, Fiorella Espinosa, investigadora en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor —organización integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria—, puntualizó: “La televisión es sólo una parte del problema, los niños están expuestos a la publicidad en línea, en redes sociales, videojuegos en línea, espacios infantiles, las escuelas, en la calle, el transporte público y en puntos de venta. También en el empaque de los productos que están llenos de imágenes y mensajes que engancha a los niños”.

Issa Luna Pla, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, declaró: “Es necesario que los nuevos gobiernos federal y estatales introduzcan el derecho internacional de los niños y las niñas, así como los estándares de salud y de consumo, a los mercados de alimentos mexicanos. El daño que causaron los gobiernos anteriores ha dejado a nuestra población infantil destinada a la enfermedad y desinformados sobre lo que consumen”.

Es importante recordar que todas estas formas de mercadotecnia impactan en la preferencia de los niños y la exposición a la publicidad influye en la petición, la compra y el consumo de estos productos chatarra, aumentando los riesgos a desarrollar obesidad y problemas de salud en la población infantil.

La mayoría de los anuncios a los cuales los niños mexicanos están expuestos cuando están viendo la TV son de productos altos en azúcar, sodio y grasas.

La regulación actual tampoco cubre ni los programas más vistos por los niños (telenovelas, series) ni los horarios con mayor audiencia infantil en TV, entre 20:00 y 22:00 horas, de acuerdo con reportes del IFT.

El documento presentado pone en evidencia la necesidad de que la administración entrante rediseñe la regulación con base en las recomendaciones internacionales y no proteja los intereses de la gran industria alimentaria.

Para que esto sea posible, la Alianza por la Salud Alimentaria recomendó:

  1. Reformular los criterios nutrimentales para definir los productos que no podrán ser publicitados, con la participación de un grupo de expertos libres de conflicto de interés, para que estén alineados con las recomendaciones internacionales.

  2. Ampliar la regulación en televisión para cubrir los horarios desde las 6:00 hasta las 22:00 horas, incluyendo todos los programas.

  3. Incluir en la regulación todos los medios de publicidad y mercadeo que pueden dirigirse a la infancia, videojuegos, internet, redes sociales, uso de personajes en empaques, espacios públicos, y puntos de venta.

  4. Restringir el uso de herramientas de mercadeo como la exposición de personalidades públicas y de ficción que son atractivas y populares para niños y adolescentes, regalos, juegos, concursos y patrocinios que tienen el objetivo de atraer y persuadir.

 

Por último, recordaron que es fundamental que se reformule la regulación de publicidad de alimentos y bebidas tomando como referencia la evidencia científica disponible y las recomendaciones de expertos internacionales y nacionales, especialmente en relación con el conflicto de interés.

La industria alimentaria no debe estar involucrada en la toma de decisiones en la materia y las regulaciones no deben convenir a sus intereses.

La salud pública y el interés público deben ser la prioridad, no el interés comercial.

___________________________

  1. Lineamientos por los que se dan a conocer los criterios nutrimentales y de publicidad que deberán observar los anunciantes de alimentos y bebidas no alcohólicas para publicitar sus productos en televisión abierta y restringida, así como en salas de exhibición cinematográfica, conforme a lo dispuesto en los artículos 22 Bis, 79, fracción X y 86, fracción VI, del Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad, publicados en el Diario Oficial de la Federación el 15 de abril de 2014.

  2. Cairns G et al. The extent, nature and effects of food promotion to children: a review of the evidence to December 2008. Ginebra: OMS, 2009.

  3. Instituto Federal de Telecomunicaciones. Estudios sobre oferta y consumo de programación para público infantil en radio, televisión radiodifundida y restringida. Ciudad de México: IFT, 2018.

 

REFERENCIA

Alianza por la Salud Alimentaria. (2018). La niñez mexicana está expuesta a un bombardeo agresivo de publicidad que aumenta los riesgos de desarrollar obesidad. 08/04/2019, de Alianza por la Salud Alimentaria Sitio web: https://alianzasalud.org.mx/2018/08/la-ninez-mexicana-esta-expuesta-a-un-bombardeo-agresivo-de-publicidad-que-aumenta-los-riesgos-de-desarrollar-obesidad/

LA SEGURIDAD ALIMENTARIA debe también presentar denuncia ante los delitos contra la salud pública, que es defender el derecho a la nutrición de la infancia. y combatir los factores de marginación y desigualdad social, que determinan profundamente la malnutrición, existen empresas que con demostrada evidencia científica demuestran la premeditación alevosía y ventaja con la que intencionalmente disminuyen la calidad de vida en la población, como es el caso de San Cristóbal de Las Casas, que una sola empresa quitó el agua a todos. les vende obligadamente la diabetes.

Defender la salud pública es estratégico para la soberanía nacional, la seguridad económica y sanitaria de la nación, el ejemplo sobradamente demostrado es la criminalidad de Coca Cola que incluso logro imponer a su gerente en la presidencia de México. No podemos esperar a que ellos se detengan a sí mismos, somos nosotros quienes tenemos el compromiso y obligación de detenerlos ya sea desde la óptica legal, como ética y moral. Debe reparar el daño y mejorar nutricionalmente su bebida, o declararse nociva para la salud pública, y en consecuencia, penalizada o al menos regulada, con sus repectivos impuestos a la refresquera.

La corrupción característica del sistema capitalista está pervirtiendo, el sentido y uso de los programas nutricionales para la población, la corrupción en la estructura de funcionamiento está impuesta para que no funcionen los programas de nutrición, basta obedecer con "disciplina institucional" los reglamentos y normativas de operación del almacén, la oficina de seguridad alimentaría del DIF se vió impedida a mejorar métodos de sondeo y estadistica propios, a implementar diagnosticos que modifiquen los padrones de beneficiarios, etc. Los beneficiarios no son seleccionados según diagnósticos científicos sino a través de gremios de trabajadores condicionados a apoyar al poder politico en turno o perder su empleo, así el sistema político ha utilizado clientelarmente los programas sociales, condicionados, chantajeando, sometiendo, como si nos regalarán un analgésico después de golpearnos, y no como un servicio obligatorio como funcionarios públicos de la atención a la salud y el bienestar económico y social de la población.

Atentando contra el derecho primordial de los niños a la nutrición, han intervenido las leyes los empresarios de la industria de la alimentación, dictarón las leyes de etiquetado a su favor, para que no sean comprensibles por los consumidores, (dar cursos para comprender el etiquetado es irónico) entre muchos otros ejemplos de cómo la industria alimentaria y farmacéutica interviene en las decisiones de gobierno, negándonos el derecho de mejorar nuestra salud, por defender sus ilegales privilegios en favor de su monopolio farmacéutico y alimentario, los abusos contra la salud pública son imputables legalmente, bajo las leyes de protección de la infancia y la familia, La oficina de Seguridad Alimentaria, además debe denunciar a quienes crean enfermedades alimentarias intencionalmente, en nuestros hijos.

Por ello agradecemos a los padres o tutores, dispuestos a apoyar y seguir el sano desarrollo alimentario de su familia, con actos y tiempo dedicado aliviaremos muchos problemas futuros, este es el modo en que podremos acceder a un bienestar digno y permanente. HAY QUE PARTICIPAR, no esperar que por decreto oficial o acto de magia se solucionen nuestros malos hábitos.

 

Hagamos un esfuerzo por promover la actividad física entre vecinos, organizar encuentros alimentarios en la colonia, vender o intercambiar productos elaborados en familia, aliviar con buena voluntad y determinación, los problemas de salud y económicos.

AVISO DE PRIVACIDAD 

Somos responsable de recabar sus datos personales, del uso que se les dé a los mismos y de su protección, por lo que la información es tratada de forma estrictamente confidencial. Se le informa que con fundamento en los artículos 15 y 16 de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en posesión de institutos de salud pública del gobierno, su información recabada será utilizada para FINES ESTADISTICOS DE SALUD PÚBLICA EN LA PREVENCIÓN DE LA MALNUTRICIÓN Y LA DESNUTRICIÓN.

Algunos datos sensibles que podríamos solicitarle a los cuales se les dará tratamiento son: Nombre. identificación INE. Dirección electrónica personal. Teléfono Particular. CURP. Información Sanitaria. Programa de talla y peso. Periodo de gestación para maternidad segura. Actividad física. Horas de reposo. Circunstancias de la vivienda.


Es importante informarle que usted tiene derecho al Acceso, Rectificación, Cancelación u Oponerse (ARCO), al tratamiento de los mismos o a revocar el consentimiento que para dicho fin se nos hayan otorgado. Para este fin dirigirse al área de protección de datos: Estoy conciente que permanecer en el sitio es una aceptación de los terminos y condiciones de uso. Si no desea conceder el tratamiento sanitario de sus datos, abandone su presencia en este sitio y háganos saber por escrito su negativa, para cancelar su información y bloquear su participación si así lo desea: